Archive for 4 abril 2008

h1

Dos de miedo

abril 4, 2008

Se han estrenado coincidentemente en Lima, dos películas de terror español, que nos vienen a mostrar el buen momento que este género atraviesa en la Madre Patria. Se trata de El hospital del terror (Jaume Balagueró, 2005) y El orfanato (Juan Antonio Bayona, 2007).

fragiles223bg.jpg 

El hospital del terror (absurdo título para un original mucho más sugerente: Frágiles) es obra de Jaume Balagueró, nombre clave del género en España; que acaba de obtener un éxito sorprendente con [REC] (2007). La película está rodada en inglés y presenta a Calista Flockhart como una enfermera que llega a un hospital a punto de ser cerrado y que conserva en sus paredes los ecos de misteriosos sucesos pasados. Como en toda historia de miedo que se precie, también existe un área desconocida cercana y a la vez impenetrable; un piso deshabitado y cerrado hace años en el que se encierran las claves del misterio. La película tiene logros de ambientación y correctas actuaciones; aún cuando su poder de sugerencia se agota pronto; pero recupera el paso al final con esos ecos de fantasmas tristes que no se resignan a abandonar lo que una vez amaron.

 ninobolsa.jpg 

Más lograda es El orfanato. Gran suceso taquillero en España, apadrinada por Guillermo del Toro; precedida de varios Goyas y seleccionada en su país para ser la representante al Oscar, el primer largometraje de Juan Antonio Bayona nos presenta un relato gótico, que es al mismo tiempo una historia de amor. Como en la película de Balagueró estamos en el terreno de antiguas mansiones que guardan secretos terribles en su interior. Asimismo, tenemos el descubrimiento de ciertas verdades del pasado, a través del recurso de viejas películas olvidadas. Comparten ambas también el homenaje a íconos del pasado (citas a El resplandor de Kubrick en Bayona y a Buster Keaton en Balagueró). En lo que aventaja esta a aquella es en las posibles lecturas del relato. Podemos tomarla como una historia perfectamente lógica y anclada en el mundo real, donde todas las acciones de la protagonista tienen consecuencias lógicas. Pero podemos inclinarnos también a una lectura donde lo sobrenatural es privilegiado. Los fantasmas toman el control y todo se hace menos evidente y más difuso. 

A destacar una vez mas los logros de ambientación, la creación de atmósferas sonoras notables, el hecho de no regodearse con el gore o con las típicas escenas de sobresaltos (solo hay una de ese tipo en toda la película) y, sobre todo, el trabajo de Belén Rueda que desde ya es una actriz a considerar en sus próximos trabajos.

Anuncios